martes, 3 de mayo de 2011

Naranjo de Bulnes

Iñaki Miró,   Guía de Montaña, Escalada, Espeleología y Barrancos
Página web:  http://inakimiro.jimdo.com/
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Naranjo de Bulnes

Este verano pasado quedamos para ir a escalar a los Picos de Europa, más concretamente al Naranjo de Bulnes o Pico de Urriello, la cumbre más emblemática y conocida de la montañas cantábricas. Isidro y yo salimos desde Bilbao, y Paco y Javi vinieron desde Valencia. Javi ya había estado en el Naranjo hacía un par de años, pero para Paco era su primera vez. Subimos por Arenas de Cabrales, Sotres y por la pista hasta el collado de Pandébano, donde dejamos los coches.


El collado de Pandébano, situado al norte del macizo central de los Picos de Europa, separa los valles donde se ubican los pueblos de Sotres y Bulnes. Es un lugar paradisíaco, cubierto de pastizales donde descansa el ganado en verano. La cumbre rocosa que se ve al fondo a la izquierda, es el Neverón de Urriello.


Organizamos el material y nos preparamos para iniciar la marcha.


En cuanto empezamos a coger un poco de altura ya va asomando la cumbre del Naranjo.


Me he cargado un buen macuto a la espalda. Llevamos cuerdas, arneses, cascos, pies de gato y todos los herrajes necesarios para escalar, además de comida, ropa y sacos de dormir.


e
La vertiente norte del Naranjo de Bulnes, al que los lugareños asturianos han denominado siempre el Picu Urriellu, es prácticamente visible durante toda la marcha de aproximación si se utiliza este camino.


Javi y Paco, mis amigos valencianos. Paco va cargado como un animal, no sé qué llevará dentro de ese mochilón.



En esta foto se ve cómo la niebla, al caer la luz del sol, se va colando poco a poco desde el vecino desfiladero del Cares hasta tapar completamente el valle donde está la aldea de Bulnes.


La vertiente norte del Naranjo en toda su amplitud. Seiscientos metros de desnivel de fantástica roca desde la base hasta la cumbre. En esta pared fue donde, probablemente, se inició la gesta del alpinismo español.


Ya hemos llegado al refugio de la Vega de Urriello, al pie de la cara oeste del naranjo. De izquierda a derecha, el menda, Isidro, Paco y Javi.


La cara oeste del naranjo, una plancha rocosa de quinientos treinta metros de desnivel en su zona central. La "pared" por antonomasia, la más deseada por todos los escaladores de varias generaciones. En la actualidad hay casi una docena de rutas o vías de escalada diferentes abiertas en esta pared, de las que he hecho cuatro: la vía Leiva, la Sagitario, la Rabadá-Navarro, que he escalado en cuatro ocasiones, y la Murciana del 78.


Y la cara norte, donde se hayan las vías de escalada más largas de esta montaña. En esta vertiente sólo conozco una ruta, la original empezando desde abajo por la variante de los hermanos Régil, aunque la he hecho en media docena de ocasiones.


Al venir no teníamos una idea muy definida de lo que íbamos a hacer, y como Isidro y Paco no tenían ganas de meterse en mucho berenjenal decidimos subir por la canal de la Celada, por donde se accede a las caras sur y este de la montaña.


En la zona alta de la canal nos encontramos con una manada de sarrios. En la foto una hembra amamantando a su cría.



La cara este de la montaña tiene unos trescientos metros de desnivel de roca excelente, compacta, poco fisurada, cubierta casi en su totalidad de llambrías, unas acanaladuras muy características formadas por la erosión superficial del agua y la nieve.


Los sarrios estaban justo en la base de la pared, y en cuanto llegamos salieron a escape. En la foto se aprecian, bien delimitadas, las características llambrías de esta pared.


Aquí está Javi posando con un sarrio detrás que resultó ser un poco más atrevido que los demás. Cuando se creó el Parque Nacional esta especie se encontraba en serio peligro de extinción debido principalmente a la presión de los cazadores furtivos, que los perseguían con saña incluso por las zonas más agrestes de estas montañas. Hoy en día- cuando se puede decir que la caza furtiva se ha convertido en algo residual y hasta anecdótico-, con el águila real como único predador que puede hacer algo de presión sobre los animales recién nacidos, la especie se encuentra muy recuperada, y tanto la difícil orografía de los picos como el clima a veces extremo, son sus únicos enemigos.


Aquí está Isidro enseñándonos su careto feo. Él y Paco han decidido ir hasta la cara sur para hacer vía Directa de los Martínez, probablemente la vía de escalada más repetida del Naranjo. Paco quiere hacer algo que no sea muy difícil pero está empeñado en subir a la cumbre.


Y al final subieron. La Directa es una vía muy bonita, de IV grado, con las reuniones bien equipadas con anclajes de rápel, y cubierta también de las características llambrías de esta zona de la montaña.


Javi y yo nos quedamos en la cara este y nos metimos en Amistad con el Diablo, probablemente la vía más emblemática de esta pared. Javi continúa con su costumbre de mirar a la cámara cuando le vas a hacer una foto.


La vía está reequipada con parabolts, pero los reequipadores han respetado (afortunadamente) el espíritu de los aperturistas y han metido los seguros en los mismos lugares donde estaban los spits originales, con lo que el grado de compromiso de esta vía no ha variado un ápice.


La visión que tenemos desde la pared de los picos circundantes es espectacular. La cumbre que se ve a la izquierda es la Torre del Oso. Hará unos treinta y cinco años estuve haciendo una travesía de varios días por los Picos, solo, y se me ocurrió subir a esta cumbre por la arista que se perfila a la izquierda. Con la inconsciencia propia de la edad, probablemente abrí una vía- por la que también descendí destrepando- con pasos de IV en todos los largos, sin compañero, sin cuerdas y calzado con unas zapatillas viejas.


Los largos espectaculares de Amistad con el Diablo se van sucediendo. No es demasiado difícil. Probablemente ningún paso supere el V sup o el 6a menos, pero hay un largo, creo que es el tercero, en el que sólo hay tres seguros en treinta y cinco metros, y el primero está por lo menos a quince metros de la reunión. Las caídas en esta vía son algo que no debe ser contemplado como posibilidad, por lo que el que vaya de primero de cuerda tiene que poder escalar muy tranquilo en este grado de dificultad.


Picos de Europa es una cordillera agreste, rocosa, de precipicios vertiginosos y cumbres peladas a las que, generalmente, es muy difícil o imposible subir caminando, verdadero reto para los montañeros tradicionales. La belleza de este paisaje lunar, islotes rocosos rodeados de verdes valles cubiertos de prados y bosques de hayas, es espectacular.


He hecho esta vía un par de veces y probablemente volveré a hacerla varias más. Es una de las rutas más estéticas del Naranjo de Bulnes, por la calidad de su roca, por su dificultad, por su aseguramiento escaso y compromiso, y porque tiene la medida justa- unos 250 m- para no hacerse pesada. Se la recomiendo a todos los escaladores.


Peña Castil, de 2.442 m de altitud, la cumbre situada al otro lado de la canal de la Celada.


Javi está disfrutando de esta vía como un chiquillo. Es la segunda vez que viene a los Picos de Europa. No está mal para un valenciano, les cae muy lejos.


Llegando a la cuarta reunión. Para el primero de cuerda es un paso de decisión, sin seguros.


Amistad con el Diablo termina donde enlaza con la Cepeda, más fácil, la primera vía que se abrió en esta pared. Aquí nos encontramos con una cordada más lenta y nos tocó esperar. Los largos que nos quedan por encima son más sencillos, puro trámite.


Javi solucionando el paso más complicado de estos largos de la Cepeda.


En la cumbre del Naranjo de Bulnes, a 2.519 m de altitud, cansados pero contentos.


La cumbre que se ve justo al lado de la oreja izquierda de Javi es Peña Santa Ana, y la montaña del fondo a la izquierda, Peña Vieja.


Es difícil llevar la cuenta porque no suelo apuntar las ascensiones y mi memoria y yo no nos llevamos demasiado bien, pero creo que he estado en esta cumbre dieciséis veces, a saber: seis escalando por la cara oeste, cinco por la norte, tres por la este y dos por la sur.
Un saludo para todos vosotros desde esta cumbre maravillosa del Naranjo de Bulnes en los Picos de Europa.

2 comentarios:

  1. HOLA

    BUENA TREPADA, SI SEÑOR...

    SALUT
    JOAN

    ResponderEliminar
  2. Hola Joan:
    He visto tus fotos, las del agua me han gustado mucho. En realidad todas son buenas. Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por añadir tu comentario.